Soto y Sarraga, Luis de
Soto y Sarraga, Luis de | ANBA

Académico Correspondiente en Cuba

Nombrado el 15 de abril de 1949

 

Profesor de Historia y Filosofía del Arte en la Universidad de La Habana, crítico de plástica y conferencista sobre los más diversos temas.

Nace en Ponce, Puerto Rico, en el año 1893. Era hijo del Teniente Coronel de Infantería del ejército español Julio de Soto Villanueva y de Mercedes Sagarra, natural de Santiago de Cuba, hija del notable humanista Juan Bautista Sagarra.

La pareja se había trasladado a Puerto Rico cuando el militar fue destinado a la Isla. Allí nació el hijo y vivió sus primeros años, pues al inicio de las hostilidades entre España y Estados Unidos, decidieron trasladarse a la Península hasta que en junio de 1902 regresaron definitivamente, a Cuba.

En Santiago de Cuba realizó Luis sus primeros estudios en el Colegio Hijas de María y luego los continuaría en el Seminario y en el Colegio Inglés, hasta que fue enviado a realizar los estudios de enseñanza media en el habanero Colegio de Belén, donde fue alumno destacado hasta su graduación en 1912.

Elige estudiar en la Universidad de La Habana la carrera de Derecho, recibió su doctorado en Derecho Civil en octubre de 1916, y posteriormente se preparó para obtener el título correspondiente a Filosofía y Letras, concedido en febrero de 1917.

La tesis para este último acto académico, titulada Fidias, era un estudio arqueológico sobre la obra escultórica de este artista bajo la guía del eminente filólogo Juan Miguel Dihigo Mestre.

Por los años 20, aceptó concurrir a unas oposiciones en la Universidad de La Habana para la cátedra de Filología. Obtuvo la plaza de profesor auxiliar y comenzó a desempeñarla de manera renovadora. Por estas mismas razones aceptó una beca para trasladarse a la Universidad de Columbia, donde obtiene el grado de Master of Arts en 1928 con la tesis Corrientes principales de la arquitectura cubana.

El magisterio de Soto no se agotaba en la cátedra universitaria, desde muy joven había emprendido una carrera como conferencista. Hay constancia de su primera disertación titulada María Estuardo, ofrecida el 17 de septiembre de 1913 en Santiago de Cuba, a la que se sumarían las dictadas en 1921 en la Universidad: Atenas y El Museo de arqueología griega de la Universidad de La Habana. En 1923 pronunció un ciclo de cinco charlas en la Asociación de Pintores y Escultores, donde repasaba el arte arquitectónico desde la Antigüedad hasta la etapa post renacentista.

Una de sus iniciativas más notables fue la que expuso el 25 de abril de 1926 en la Sociedad Económica de Amigos del País: la organización de conferencias-paseos o lo que hoy llamaríamos visitas dirigidas a los museos, a cargo de la Sección de Bellas Artes del Ateneo, para educar al público con las obras de arte contenidas en los mismos y en gran parte ignoradas.

Tras la caída del gobierno de Gerardo Machado en 1933, el joven erudito se empeñó enseguida en la creación de un Departamento de Historia del Arte, que pudo ver la luz en 1936, bajo su dirección. Desde esta posición estableció estrechos vínculos con la cátedra de Historia de la Arquitectura, especialmente con Joaquín Weiss, para difundir las ideas del argentino Ángel Guido, sobre todo en lo referente a la fundamentación estética y filosófica de la arquitectura colonial, Colabora en las revistas Grafos, Carteles y Arquitectura, dicta conferencias sobre temas muy variados.

En 1932 estuvo entre los fundadores de la Universidad del Aire y a lo largo de la existencia de esta valiosa institución, apareció trece veces ante sus micrófonos, la última de ellas, el 18 de abril de 1954, en un ciclo dedicado al Renacimiento, para referirse al libro Vidas de los artistas de Vasari.

Logró la creación de un Museo anexo a la Facultad que incluía copias de esculturas clásicas, obras pictóricas y hasta reproducciones de vitrales, en una época en que el propio Museo Nacional de Bellas Artes no pasaba de ser una especie de almacén de anticuario, mal clasificado y peor conservado. Influido por las ideas de educación popular, que marcaron los años 30.

Organizó un curso público de Historia del Arte, que en 1931 apareció en cuadernos bajo el título genérico de Ars, tanto éxito tuvo que en 1938 fue reeditado, esta vez como libro y acompañado con 252 ilustraciones, con tal favor de público, que volvió a ver la luz, sucesivamente, en 1951 y 1954.

En 1940, el maestro participó en las tres grandes exposiciones organizadas por el Instituto Nacional de Artes Plásticas, con el coauspicio de la Universidad y la Corporación Nacional de Turismo: Escuelas Europeas, El arte en Cuba y Trescientos años de arte en Cuba. E1 27 de febrero de 1941 ingresó como Académico de la Sección de Escultura de la Academia Nacional de Artes y Letras.

Fundó en 1942, junto a Ramón Antonio Crusellas el Patronato del Teatro, en el que trabajó hasta su muerte; formó parte del Patronato Pro Museo Nacional, surgido en 1948, aunque lamentablemente no pudo ver concluido el moderno edificio que tanto reclamó. A esto habría que añadir su participación en múltiples empeños benéficos con asociaciones como la Cruz Roja Cubana y la Liga Contra el Cáncer. En 1950 recibió la Orden Nacional Carlos Manuel de Céspedes, en 1953 asesoró e inauguró el Museo de Historia del Arte, de la Universidad Católica de Santo Tomás de Villanueva.

Muere en La Habana en el año 1955.

anba Agendaseptiembre2020

Biblioteca


La ANBA posee una biblioteca especializada en Arte abierta para la consulta.